Al jolson con un mercedes s modelo c en 1930

Por Carlos Ferrer Hammerlindl

Neville, orondo y glotón de magnos manjares literarios, liberal, alejado de concepciones maniqueas y cineasta contracorriente, fue hombre de un humor de raíz poética que genera sonrisas, las cuales contrastaron con el humor facilón y satírico de aquellos años, convertido en carcajadas por el espectador. Posee una visión amable y a la vez optimista de la existencia,  entablando una lucha sin cuartel contra lo convencional y el tópico, lo falso y lo aritificial, lo vulgar y lo cotidiano. Admirador de Arniches que, como él, busca que el teatro sea el espejo de la vida tal y como se presenta y es, y que su juego liberador haga escapar de la seriedad de la vida al hombre. En sus piezas triunfa la fantasía y el amor, el ingenio y elegancia, alejadas de toda crítica cítrica. Se confiesa nada supersticioso, llega a jugar 20 partidos como internacional en hockey sobre hielo, rechaza categóricamente la pedantería, contertulio de Pombo y en los ’40 del Lyon D’Or, no soporta que el peso del tiempo le quite progresivamente su agilidad y fuerza, es un enemigo declarado de la urea, le encanta Lubitsch y considera que aquello que juega un papel preponderante en el cine es el guión definitivo.
Neville, destinado como agregado diplomático en la embajada de Washington el 27-12-1927, fue a Hollywwod con una recomendación firmada por Grace Vanderbilt, de cuya estación le recogió el actor Crespo. Allí se relacionó son el todopoderoso y acaudalado William Randolph Hearts y su mujer, eterna estrella en ciernes, Marion Davies, así como con Douglas Fairbanks, con quien solía jugar al tenis y compartir los vapores del baño turco, y con Chaplin, entre otras destacables personas ya mencionadas en lo estudios sobre Neville.
López Rubio dice de Neville: “Mi viaje [a Hollywood] lo había organizado Edgar Neville, un ser que ha influido mucho en mi vida. Era muy impulsivo y conseguía lo que se proponía. Me arrastraba a los periódicos, a los teatros, a proponer un artículo, una comedia. Estaba de tercer secretario de embajada en Washington, conoció a mucha gente, incluida gente de cine, se fue a Hollywood y propuso que nos contrataran. Neville, Ugarte y yo nos instalamos en una casa con un criado japonés. Lo pasamos muy bien”.
Neville dialoga, en su estancia en Hollywood, las versiones en español de películas americanas: En cada puerto un amor (1930); El presidio (1930) con argumento y guión de Frances Marion; La fruta amarga (1930) con diálogos de Salvador de Alberich y Neville; Pagada aunque finalmente no se rodó; La mujer X en la que colaboró con Ugarte y López Rubio, pero no figura en los títulos de crédito; además, intervino en el guión, junto a Harry D’Abadie D’Arrast y Donald Odger Stewart de la versión castellana de la adaptación de La vie est belle de Marcel Achard, que no se hizo por su alto coste. Las tres primeras fueron producidas por la MGM. Como curiosidad, indicar que, en ese fructifero 1930, Neville interviene como actor en el cortometraje Noticiario de cine club, de Ernesto Giménez Caballero, en el que también intervienen Alberti, Dalí, Bergamín, Salinas, Gómez de la Serna... .


Ana Karenina

SADIE THOMPSON

Las cartas dirigidas a López Rubio y a Tono que están en esta página web, donde se hace mención a las películas que Neville ha visto en su estancia en Hollywood en la primavera de 1928, como son Ana Karenina o Sadie Thompson, se encuentran incluidas en La luz en la mirada. Edgar Neville 1899-1967, Centro de Documentación Teatral de Madrid,  diciembre de 1999, de manera completa y con un comentario de J. Mª Torrijos, que no menciona El mercado del amor ni Rough Riders ni Jazz singer ni La vida privada de Helena de Troya por no haber encontrado nada sobre ellas, a pesar de que Neville las alude. Al respecto, es imprescindible proporcionar los siguientes datos: The Rough Riders o The Trumpet Calls (1927), película muda con una duración de 105 min., dirigida por Victor Fleming, cuenta la historia de una unidad militar organizada por T. Roosevelt y las aventuras de éstos en Cuba durante la guerra hispano-americana de 1898, siendo interpretada por Noah Berry, Charles Farrell como Stewart Van Brunt, Frank Hopper como Theodore Roosevelt, Mary Astor como Dolly... . The Jazz Singer (1927), producida por la Warner y rodada en mono con una duración de 88 min., dirigida por Alan Crosland e interpretada por Al Jolson (nombre real Asa Yoelson, 26 de mayo de 1886-23 de octubre de 1950 en San Francisco, California) como Jack Robin, May McAvoy como Mary Dale, Richard Tucker como Harry Lee... .The private life of Helen of Troy (1927), filme mudo con una duración de 87 min., dirigido por Alexander Korda e interpretado por Alice Adain en el papel de Afrodita, María Corda (actriz húngara nacida el 4 de mayo de 1902 y cuyo nombre real era María Farkas) como Helena, Ricardo Cortez como Paris, George Kotsonaros como Héctor, Lewis Stone como Menelao... . The Love Mart o El mercado del amor (1927), película muda dirigida por George Fitzmaurice e interpretada por Billie Dove (nombre real Lillian Bohny, 14 de mayo de 1903 en Nueva York-31 de diciembre de 1997 en Woodland Hills, California, a causa de una neumonia) como Antoinette Frobelle, Gilbert Roland (nombre real Luis Antonio Dámaso de Alonso, 11 de diciembre de 1905 en Méjico-15 de mayo de 1994 en Beverly Hills, Los Ángeles, por culpa de un cáncer) como Victor Jallot, Boris Karloff como Fleming, Ray Turner como Poupet... .

Como colofón a este artículo, indicar que Neville dijo en una ocasión que le gustaría escribir como epitafio “¡Lástima!. Ahora estaba en los huesos... “. Gracias por leer hasta aquí.


info@grancanariaweb.com


© 1999-2.001grancanariaweb